martes 1 de diciembre de 2009

THERAPY?, Troublegum (A&M;, 1994)

Recorria el principio de los 90’s y un fresco y haragan yo se la pasaba colgado en la esquina, entre trago y mas trago, el huiro ocasional, y el fugaz abrigo de una amante majadera. A solo escazos meses de mandarme a mudar al asilo, la radio comercial (enfaticamente publicitada como la radio ‘rock’ de la ciudad) veía su patético playlist ser iluminado por el fulminante sonido de un desconocido trio irlandés. Se llamaban Therapy? Si, con un signo de interrogación al final y el sencillo “Screamager” de su cuarta grabación Troublegum sonaba como nada que yo había escuchado antes. Esa melodía pegajosa, esa guitarra chonguera pero agresiva se distinguía por no estar ni en lo duro del metal ni en lo sucio del grunge. Lo poco que duro esa época parece tan corto el espacio como los temas de este disco. Lo de Therapy? eran shocks eléctricos de un par de minutos, bañados en pop y empujados por el billete de una multinacional.

Aquel manojo que era familiar con el trabajo de esta banda se sorprendió por lo accesible de su nuevo sonido. Discos anteriores como Nurse y Pleasure Death bordeaban en lo bizarro. Temas angulares y ruidosos, con melodías fragmentadas contenían guitarras que desbordaban en volumen y baterías que no guardaban un ritmo parejo. Lo de Troublegum fue una movida extraña, un empuje commercial en el momento adecuado. Un golpe de gracia. Therapy? entonces alcanzo ciertas masas. En Europa se les conocia mas, en USA fueron nada mas que una letra al pie de la pagina y en Latino America solo los recuerdan aquellos melómanos extremos. Cuando Infernal Love salió al mercado encabezado por la balada “Diane”, parecía que esta banda seguiría una racha ascendente. Pero no fue asi. Los discos que siguieron variaban en estilo, entre lo mundanamente extraño de Suicide Pact-You First y el heavy pop inmediato de High Anxiety. Cambios de disqueras en el nuevo mundo no ayudaron y con el paso del tiempo a Therapy? se les recuerda solo con nostalgia. Al menos asi los recuerdo yo. Troublegum fue el soundtrack de mis últimos días en mi país. Tambien el disco de cabecera durante mis primeros días de asilo. Es tan rimbombante, que es imposible sentir pena, aun si es que de esto es de lo único de lo que consiste la nostalgia.

((La Rica Terapia))