lunes 14 de noviembre de 2011

ENTRANCE, Prayer of Death (Tee Pee, 2006)

Prosiguiendo la nota sicodelica; la gente de Tee Pee Records ha hecho corta pero admirable historia en sus ocho años de existencia. Aparte de haber editado unos cuantos discos de musica meramente metalica (The Fucking Wrath, High On Fire, Annihilation Time, Coliseum, Iron Age) el sello neoyorquino a sabido balancear un solido roster de artistas que se inclinan por la musica experimental con venosa ereccion por lo sicodelico.

Revisando el listado de bandas de esta indole que han editado discos bajo este sello es suficiente como para sentirse marihuaneado al contacto, pero el vuelo, la volada, o el efecto, no es con ninguno tan placentero como lo es con Prayer of Death, la pieza maestra de Entrance, o como se le conoce de vez en cuando, The Entrance Band.

El de la portada no es Paul Stanley de Kiss. No, su nombre es Guy Blakeslee y segun el, es la reencarnacion de un monje Tibetano, nacido en la India y radicado en los Unaited Esteits. Como buen meditador, yogi de medio pelo, bluesero del Delta y drogo de toda la vida, Blakeslee se la toma con calma, y desde el 2006 vive en descanso, quizas relajando todos los tendones que lesiono al grabar Prayer of Death, su tercer larga duracion. No lo culpo.

Prayer of Death es uno de los discos con mas cuerdas que existe. OK, no lo puedo comprobar, pero chequeen esto; capas y capas de guitarras sicodelicas se distorsionan al comando de Blakeslee, violines que vuelan como propeladas por el espiritu de OM, bajo coqueto que se mueve al compas de un tsunami y un sitar electrico despiadado que harian que el mismisimo Ravi Shankar se quede pelado de la envidia.  Vocalmente Blakeslee parece aullar como lobo nostalgico contemplando la luna. Sus ritmos tristones develando el buen blues que se esconde debajo de tantos efectos y drogas. Temas como "Pretty Baby" son simple y llanamente, piezas maestras de la sicodelia moderna.

((Oracion Para la Muerte))