Mostrando entradas con la etiqueta ambiental. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta ambiental. Mostrar todas las entradas

viernes, 19 de octubre de 2012

WILD HUNT, Before the Plane of Angles (Kemado, 2012)

Archiven esta grabación en la sección de 'black metal pero no tan black'. Lo que hacen Wild Hunt es técnicamente eso, black metal, pero en realidad no lo es. La gente lo asume así y por lo que veo, así se describe este cuarteto de California. Su música es pues black metal, metal negro, pero desde cualquier ángulo que los escucho yo no lo veo así.

Así que quizás los podamos calificar como 'brown metal', porque es oscuro pero no tanto, porque corre a similares revoluciones, pero nunca alcanza ese nivel de histerismo, porque en los momentos en los que la actitud lo requiere el batero le da a los blast beats y las guitarras se desdoblan. Sino fuera porque en gringolandia cualquier alusión al color marrón es sinónimo con 'mierda' creo yo que todos estaríamos de acuerdo en que Wild Hunt es una banda de brown metal y punto.

Por otro lado, escuchándolos mas allá, reflexionando sobre su música, tragándonos todos sus  experimentos, entendiendo esos pasajes que conectan cada tema, sintiendo esos riffs angulares, traduciendo los títulos de sus temas que por lo que vemos, ni siquiera se acercan a la blasfemia, quizás sea mas justo simplemente tildarlos de progresivos.

Estamos? Si. Before the Plane of Angles es la primera entrega de Wild Hunt y técnicamente hablando es un trabajo sorprendente. Estilisticamente hablando también esta muy guapo. Digamos que lo que Wild Hunt hacen es black metal moderno, no solo porque en si, no escupe blasfemias, sino porque su características musicales podrían encajar con la terquedad y consistencia en tempo del muy de moda 'black metal cascadiano'. Pero en fin, esas son huevadas. La música fluye, los riffs evolucionan naturalmente, las voces son necroticas y trascienden nuestro plano y los temas son largos. Bien largos. De hecho hay dos temas que pasan los 16 minutos. Así que si tienen tiempo escuchen este disco.

((Metal Marron))

jueves, 18 de agosto de 2011

GROWING, The Sky's Run Into the Sea (Kranky, 2003)

Recuerdo leer acerca de Growing en la revista Arthur, aquel fanzine gratuito, impreso en papel caro y dedicado a materias mas que nada folk sicodelicas. De rato en rato hacian algo de cobertura de musica pesada, (lo tipico que encaja, Om por ejemplo) lo cual fue razon suficiente como para que yo me vuelva un asiduo ojeador.

Calculando la epoca en la que leia Arthur y comparandola con la discografia de Growing, me imagino que le reseña que lei debe de haber sido de The Sky's Run Into the Sea, primer album entero de esta unidad del estado de Washington.  El articulo de un parrafo de duracion alagaba la sutileza del drone extendido de esta banda. El autor sonaba impresionado por sus notas altisonantes y por la vigoroza guitarra que de vez en cuando aparece en ambas formas; acustica y electrica distorsionada.  Si mal no recuerdo, tambien se incluia alguna comparacion de la musica con la madre naturaleza o alguna pavada por el estilo.

Para mi es elemental que las bandas experimentales creen musica que suene organica. La tecnica nunca me ha impresionado. Autores que saben plasmar emociones y sentimientos reales de modo simple y concreto son mucho mas dificiles de encontrar. Esa facultad humana de crear reflejos de nuestro mundo interior es lo que hace que el fanatico se identifique. Este album, me recuerda dias de esos que prefiero olvidar, pero aun asi, ha sido una constante en mis habitos musicales de los ultimos meses. Quizas soy masoquista, no se.

((Donde el Cielo Encuentra al Mar))

viernes, 29 de mayo de 2009

LA MANCHA DEL PECADO, Carroña (2009)

Esta se la debo desde hace semanas al chamaco Miguel Perez, quien a pesar de estar localizado en una de las ciudades mas violentas del mundo se parte el culo y el alma construyendo musica/ruido/concocciones ensordecedoras de lo mas bizarras. Como me dijo en su primera misiva, ‘antes que me maten en una batalla de la mafia quiero que alguien escuche mi musica’. Y pos’ por eso estamos aqui mi guey! Hijole cabron!

Resulta que Miguel Perez solia tocar en una banda llamada EL C.E.R.D.O. Los trate de localizar a traves del enlace que el mero Perez me envio pero el sitio ya no existe. La Mancha del Pecado es su nuevo engendro y es tan bizarro que muchos ni siquiera lo considerarian musica. Pero esta cabron si que anda chingado a lo macho. Carroña es para aquellos que quieren incomodarse escuchando ruidos que no tienen ritmos, pasajes que suenan a naturaleza ya devastada, bajos masivos sin acompañamiento percusivo, silencios que no son silenciosos, etcetera, etcetera...

Carroña es el resultado de lo que la humanidad le ha hecho al mundo. O como el mismo guey crudamente lo pone, ‘Solo restos quedan de esta pura y gran biósfera. Arboles, montañas, rocas estan constantemente hablándonos usando la voz del aire y el agua. Solo que nosotros estamos sordos, ciegos e insensibles para percibir esta majestuosidad gracias a la civilización degenerativa, sobrepoblación, industrialización que nos hace comer de carroña procesada, industrializada y sanitizada. La hegemonía que nos hace creer, absorber y consumir basura cultural atándonos a esta maquinaria sin fin construida con las cadenas del poder y teniéndonos constantemente en la mira de los cañones del capitalismo.

Tienes que comprar, consumir y desechar. Es un aspecto desolado el que aparece al pensar sobre que es lo que va a quedar de esta tierra en 20 años cuando billones de capitalistas consumistas se reproduzcan en sus países de origen.

Humanos como buitres comiendo de un venado muerto.
Libérate de la carroña humana y date la oportunidad de escapar hacia lo que es real de vez en cuando. Así estarás un paso más cerca del verdadero sentido de la vida. Escucha lo que los bosques, las montañas, el desierto y el mar tienen que decir…’

Yo solo digo, chinga tu madre carbon! Suenas como mis amigos...

((Adueñatelo Aqui Pinche Pendejo))